Es una enfermedad producida por una bacteria de la familia de las Rickettsias denominado Ehrlichia. Se transmite mediante la picadura de la garrapata (Rhipicephalus sanguineus),que después de picar a un animal con la enfermedad, al parasitar y picar a un animal sano se la contagia o también por una transfusión de sangre de un animal enfermo a otro sano. 

 

La Ehrlichiosis es una enfermedad zoonótica, puede ser trasmitida a los humanos.

Síntomas:

 

Los perros pueden verse afectados por dos tipos de Ehrlichia que pueden afectar a distintas células sanguíneas, aunque las más afectadas suelen ser las plaquetas, produciendo un fallo en la coagulación en el perro.

Desde que se infectan hasta que se manifiestan los primeros síntomas pueden transcurrir entre 8 y 21 días, generalmente aparece primero un aumento de la temperatura que puede pasar inadvertido.

El momento óptimo para localizar monocitos parasitados es durante esta fase febril.

 

La Ehrlichiosis presenta una fase inicial, o aguda, en esta fase la mayoría de los casos corresponden a perros que han tenido garrapatas  entre Mayo y Septiembre, época de mayor presencia de garrapatas. Esta fase puede durar entre 4 y 6 semanas en la que se puede observar:

Adelgazamiento, anorexia parcial, fiebre intermitente, decaimiento, secreción ocular y/o nasal, algún síntoma respiratorio, aumento variable de los ganglios linfáticos, presencia de hemorragias en la piel, dolor y sangrado nasal ocasional.

 

La fase crónica de la enfermedad puede diagnosticarse durante todo el año. Los signos de infección crónica incluyen petequias, epistaxis, palidez de mucosas, adelgazamiento, depresión, coagulopatía grave, lesiones oculares de uveítis anterior y desprendimiento de retina, dolor articular, cojeras, signos neurológicos centrales o periféricos, distensión y dolor abdominal por aumento del bazo, edema escrotal, etc...

Algunos animales desarrollan una infección subclínica, es decir, no manifiestan casi síntomas clínicos; el proceso puede durar meses o incluso años, hasta el momento en que el estrés, otra enfermedad o algún tipo de medicación que disminuya la inmunidad permiten que se manifieste de forma súbita, y generalmente grave.

 

Diagnóstico:

 

Se basa en  los síntomas clínicos compatibles con dicha enfermedad.

 

  • Historial de infestación por garrapatas.

  • Analítica sanguínea alterada con: Trombocitopenias (disminución de plaquetas), anemias, (normalmente no regenerativas), leucopenias y ya en estados crónicos graves pancitopenias por hipoplasia de las células precursoras de médula ósea.

  • En el estudio bioquímico hay: Hiperproteinemias, (valores elevados de globulinas), hiperglobulinemia e hipoalbuminemia, proteinuria (aumento de proteínas) causada por una  nefropatía (patología renal) perdedora de proteínas.

  • Hay hematuria y aumento del tiempo de sangrado aun estando los valores de plaquetas en rangos normales.

  • Serologia para la detección de anticuerpos séricos: IFA. Con esta técnica pueden identificarse los anticuerpos a los 7 días post-infección aunque en algunos casos puede que no den un resultado positivo hasta el día 28 post-infección. Este análisis no solo confirma casos sospechosos sino también detecta portadores inaparentes.

  • PCR (reacción cadena de polimerasa).

  • Aspirado de médula ósea. Viendo la mórula de E. canis.

  • Frotis sanguíneo para ver la Mórula de E. canis en los monocitos. 

 

Tratamiento:

 

En la Ehrlichiosis los tratamientos pueden aplicarse en cualquier fase de la enfermedad, y normalmente se consigue la curación, salvo los casos que llegan en estado terminal o irreversible.

El hecho de haber pasado la enfermedad no garantiza la inmunidad de por vida.

Cuanto antes se detecte y más rápidamente se aplique el tratamiento, más rápida es la curación y menos complicaciones secundarias se producen.

Según la fase en que se detecte la enfermedad, el tratamiento puede ser más o menos largo. 

 

Los animales curados no quedan inmunizados y pueden volver a reinfestarse.


Prevencion:


La prevención de la ehrlichiosis se realiza mediante el control estricto de las infestaciones por garrapatas, tanto en el animal como en el medio ambiente, ya que una sola garrapata infectada puede desarrollar la enfermedad, por ello es importantísimo mantener a nuestro perro libre de parásitos externos.

 

Inspeccionar los animales en busca de garrapatas y eliminar cualquiera que se encuentre.

 

Evitar o limitar el acceso del perro a zonas con una alta densidad de garrapatas o en épocas del año donde la actividad de la garrapata es más elevada.

 

Control de posibles infestaciones de perreras o de casas.

 

Para la eliminar las garrapatas, existen en el mercado múltiples productos, nosotros le recomendaremos según el tipo de vida de su animal, el producto más adecuado ya que no existen vacunas para la enfermedad.  

Contacto

Clínica Veterinaria Éboli

C/ Princesa de Éboli 24

SANCHINARRO
28050 (Madrid)

 

Puede contactarnos llamando al teléfono  

 

91 750 27 92

628 384 738

 

O bien puede utilizar nuestro formulario

Clínica veterinaria Eboli en redes sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Éboli Veterinaria SLP